Los toldos motorizados son una inversión a largo plazo perfecta para aquellas zonas de clima cálido en los que el sol y los vientos fuertes están a la orden del día. Gracias a su novedoso sistema automatizado, los toldos motorizados facilitan la protección frente a la lluvia y la exposición al sol de una forma cómoda y sencilla, mientras que aumentan el atractivo estético de tu hogar o establecimiento. He aquí algunos de los principales beneficios que conlleva la instalación de un toldo motorizado.

6 beneficios de usar toldos motorizados e iluminados

1. Comodidad, facilidad de uso y prevención del desgaste

Un toldo motorizado extensible cuenta con un mando a distancia que permite al propietario de una casa o negocio maniobrar fácilmente con él desde dentro o fuera del edificio. Cuando el sol está en pleno apogeo incandescente o cuando una lluvia inminente se avecina, no hay que correr a enrollar o desenrollar el toldo: simplemente se presiona un botón, y listo.

Por otra parte, los tirones frecuentes que tienen lugar en los sistemas manuales para replegar el toldo causan un desgaste en el mecanismo que suele desembocar en una menos duración de la vida útil del toldo. Pero esto no ocurre en el caso de los toldos motorizados, ya que están diseñados para abrirse o cerrarse de una manera constante y perfectamente medida que garantizar el cierre o apertura total y sin esfuerzo mientras protege el mecanismo.

Cenas iluminadas y diferenciación del negocio

Los toldos motorizados permiten también en muchas ocasiones incorporar un sistema de luces LED, que ofrece un valor añadido a la comodidad que ya representa el toldo motorizado por si solo. Tanto para usarlo en casa como en un establecimiento de cara al público, un toldo luminoso cuenta con innumerables ventajas: puede ayudar a diferenciar tu marca de forma original, cómoda y mucho más barata que un rótulo luminoso, en caso de que lo uses en tu negocio; y, si lo usas en casa, ya no tendrás que comerte la cabeza para ver cómo iluminas la mesa durante esas cenas veraniegas o sesiones de lectura nocturnas en las que la bombilla de la terraza o el patio no son suficientes.

3. Mejor mantenimiento de la tela

La tela de un toldo sufre por la tensión cuando se abre y cierra continuamente (y, en muchas ocasiones, con brusquedad). Los toldos motorizados resuelven este problema ya que en cada movimiento se aseguran de que la tensión y la presión sobre la tela estén justamente en el nivel correcto.

4. Mecanismo de cierre perfecto

Con los toldos motorizados, se acabó la pesadilla de intentar cerrar el toldo del todo y que no haya manera de conseguirlo porque se queda enganchado o atascado. El sistema de repliegue motorizado está diseñado para cerrar herméticamente.

5. Protección completa

La tecnología de los toldos motorizados permite que se le puedan poner sensores de automatización para que se replieguen automáticamente en situaciones de vientos fuertes o en casos de tormentas.

6. Reducción del gasto

El coste inicial de instalación de los toldos motorizados puede ser más alto que el de uno manual, pero a largo plazo pueden generar grandes ahorros en su consumo de energía, ya que se optimiza la regulación del toldo en función de las condiciones climáticas.

Artículos relacionados: