Tipos de toldo más habituales y características de cada uno

Un toldo es un elemento arquitectónico consistente en superficie hecha con lona o tela fuerte que se pone en terrazas, jardines y balcones para proteger el hogar del exceso de luz solar y la intemperie, cerrar un espacio, reducir el calor y proporcionar sombra, etc. Son la solución idónea para aprovechar esos espacios de la casa a los que no podríamos sacar partido en verano debido al influjo de las altas temperaturas. En función del material con el que se hayan fabricado y el sistema de extensión y anclaje con el que cuenten, existen diferentes tipos de toldo pensados para optimizar el espacio y los recursos dependiendo de la superficie que se quiera cubrir. En este artículo te contamos cuáles son los más habituales.

¿Qué tipos de toldo existen?

Lo más importante a la hora de elegir qué toldo queremos instalar en nuestra casa entre los distintos tipos de toldos disponibles es tener en cuenta el sitio en que queremos ponerlo, el tamaño que va a tener, las condiciones climatológicas a las que se verá expuesto, y si en tu comunidad de vecinos (en caso de no vivir en una vivienda independiente) ya hay otros instalados a cuyo modelo te debas ajustar para no romper con la armonía de la fachada. Una vez consideradas estas cuestiones, estos son los tipos de toldo entre los que puedes elegir, según lo que se ajuste mejor a tus necesidades:

Toldo de punto recto 

Tipos de toldo
Es el toldo más tradicional y también el más común, ya que es el que habitualmente se utiliza tanto en terrazas como en comercios. Se caracteriza por ser muy cómodo y práctico, además de especialmente fácil de usar ya que utiliza un sistema de brazos frontales abatibles. En caso de tener que instalarse en un lugar que suela verse afectado climatológicamente por fuertes vientos, el toldo deberá reforzarse con muelles.

Toldo en capota

Tipos de toldo
Este es otro de los tipos de toldo más comunes, ya que es perfecto para ventanas pequeñas. Se caracteriza por su forma cuadrada o semicurva, y puede ser de dos tipos: o bien una capota fija, o bien una móvil. La ventaja de las móviles frente a las fijas es que, al estar compuesta por varios aros, se pueden recoger, lo que ayuda al mantenimiento del toldo para evitar que se ensucie u oxide por las inclemencias del tiempo.

Toldo plano

Tipos de toldo
El toldo plano es el que más se utiliza para cubrir patios y grandes terrazas. Cuenta con una estructura cuadrada, rectangular u poligonal que tiene el mismo perímetro que el área que se va a cubrir. Está soportado por patas, o un anclaje mixto entre patas y pared, y se coloca en posición horizontal para cubrir el espacio por completo.

Toldo extensible 

Tipos de toldo
Este toldo está caracterizado por el sistema de transmisión de tensión de sus distintos brazos, que pueden ir colocados en el frente, en el lateral o en el techo y que desde fuera no se aprecian. Puede ser por medio de cable, cadena, o cinta de doble tensión integrada. Perfecto para negocios situados en lugares de clima cambiante en los que el toldo debe extenderse y recogerse con frecuencia, pero sin tener que renunciar al espacio ni al diseño.

Toldo vertical 

Tipos de toldo
También conocido como estor, este toldo se sujeta con un pasador a la barandilla de la terraza y se desenrrolla en sentido vertical. Es perfecto para lograr un efecto de opacidad en los laterales (o en el frontal) que proporcione intimidad de forma puntual pero sin tener que llegar a instalar un cerramiento completo.

Artículos relacionados:

2018-03-13T20:54:45+00:00marzo 13th, 2018|Toldos|0 Comentarios

Deja un comentario

error: Este contenido esta protegido.