En una casa espaciosa, las áreas exteriores son tan importantes como las interiores.  Por supuesto, los beneficios más importantes de estos espacios son para los miembros de la familia: Tener la opción de cenar fuera o simplemente un lugar para reunirse con amigos y disfrutar del clima, el paisaje y el aire fresco es incomparables, pero hay que saber cómo decorar estos espacios. Iluminar tu espacio exterior es muy importante y puede tener un gran impacto,  ya que es lo que todo el mundo puede ver desde fuera y crean una primera impresión sobre tu hogar que puede ser positiva o negativa.

Tipos de luces exteriores

Hay muchos tipos de luces exteriores: picas (focos en las puntas que empuja hacia el suelo), luces colgantes, luces de suelo (que dan un acabado limpio y al ras), apliques, luces de paso, bolardos, pedestales, postes, luces temáticas, luces sumergibles para piscinas… Sea cual sea la fórmula que elijas para iluminar tu espacio exterior, el resultado lumínico debe estar en armonía con la arquitectura de tu hogar, o ser completamente invisible. Los accesorios de bronce o cobre deslustrado para el patio, por ejemplo, son una buena solución porque se combinan bien con la mayoría de las opciones. Si has pintado las paredes recientemente, considera utilizar luces de colores que combinen con ellas o las resalten y acentúen.

Trucos para iluminar tu espacio exterior como un profesional

Menos es más

Con el nivel de eficiencia que traen consigo los accesorios de iluminación LED, puedes utilizar menos recursos para iluminar tu espacio exterior con total eficacia. Las luces LED generalmente necesitan controladores, así que ten en cuenta que necesitarás algún espacio en tu jardín o patio que sea a prueba de agua para ubicarlos. Si no cuentas con un un cobertizo o una habitación exterior donde puedas colocarlos, piensa en esconderlos entre los arbustos o detrás de los setos.

Uniformidad en la temperatura y el color

Para lograr iluminar tu espacio exterior de forma estética y auténtica, tienes que asegurarte de que la temperatura de color de todas las fuentes de luz que coloques coincida. El concepto «blanco cálido» puede significar cosas diferentes para cada fabricantes: por tanto, si instalas luces LED, asegúrate de que la intensidad y el tono son los mismos en todas las bombillas. Si quieres tonos más cálidos, apuesta por las LED de 2800k LED; en cambio, si buscas tonos más frescos para tu jardín, las LED de 3000k producirán un efecto más fresco y resalta el color del follaje.

Trucos para iluminar tu espacio exterior

Juega con los «rayos de luna» artificiales

La colocación de un reflector en un árbol para crear rayos de luz moteados puede ser una excelente manera de iluminar una terraza o un camino de entrada. Sin embargo, tienes que asegurarte de que la luz apunte únicamente hacia abajo y no intentar iluminar grandes distancias pues, de lo contrario, corres el riesgo de que lo que se suponía que era un sutil efecto para iluminar tu espacio exterior de forma original de repente parezca una luz de seguridad.

Oculta y protege los cables

Una de las formas más tontas de echar por tierra tu iluminación exterior es la rotura accidental del cableado una vez está instalado, bien cavando o cortando el césped, o bien porque algún pequeño animal (gatos, roedores) muerdan los cables. Por ello, siempre es una buena idea guardar lo cables eléctricos dentro de tubos reforzados con malla.

Conexiones selladas e impermeabilizadas

La humedad tiene una forma astuta de desplazarse por los cables, y no hay nada más desalentador que gastar dinero en iluminar tu espacio exterior con materiales de buena calidad y que, por culpa de unas conexiones mal hechas, se moje el cableado y toda la instalación se vaya al traste. Por eso, tanto si instalas tú la iluminación como si contratas a un electricista o decorador para hacerlo, debes asegurarte de que todas las conexiones eléctricas queden perfectamente selladas para que sean totalmente impermeables. Porque, además de arruinar tu iluminación, el hecho de que se moje alguna parte de la instalación eléctrica puede suponer un riesgo para los habitantes de la casa, así que hay que andarse con ojo.

Drenajes amplios

Del mismo modo, si quieres iluminar tu espacio exterior colocando algún elemento en el suelo, como iluminación ascendente empotrada, asegúrate de que haya suficiente drenaje para que el agua de lluvia no se acumule.

Artículos relacionados: