Las mosquiteras pueden proporcionar una barrera de defensa efectiva contra uno de los peores clásicos veraniegos: los mosquitos, esos incómodos chupasangre cuya presencia se nota especialmente durante el período estival. Gracias a su distribución, evitan que los insectos invadan el espacio personal de un usuario, aunque no siempre pueden evitar todas las picaduras. En este artículo os explicamos todo lo que hay que saber sobre las mosquiteras para acabar con los mosquitos, por si te decides a instalarlas en casa y decir adiós para siempre a los mosquitos.

Al elegir una mosquitera, es importante considerar su función, dónde y cómo se usará. La función principal de las mosquiteras es evitar que los mosquitos se acerquen a nuestro cuerpo, así que pueden ser una muy útil en habitaciones que no tiene persianas ni cerramientos para ofrecer protección.

Tipos de mosquiteras

Algunas mosquiteras están hechas para engancharse techos y paredes, mientras que otras son estructuras independientes. Una gran ventaja de estas últimas es que pueden usarse en cualquier lugar de la casa, aunque ocupan más espacio que las colgantes. Además, las mosquiteras pueden ser de dos tipos: las que frenan la entrada de los mosquitos al interior de un espacio o las que, además de ser barrera física, los matan gracias a la incorporación de sustancias químicas en el tejido.

Generalmente, las mosquiteras se tratan con una sustancia química conocida como permetrina, que es fatal para los insectos pero se considera inofensiva para los humanos. Si bien esto puede ser una pequeña ventaja para la mayoría, ya que te garantizas que ese mosquito no volverá a molestarte, si no te gustan los productos químicos o si eres alérgico a este tipo de producto, puedes simplemente elegir las normales (que te protegerán de las picaduras, pero no matarán al mosquito).

Mosquiteras

Las mosquiteras también tienen la ventaja de venir en diferentes tamaños. Algunas están específicamente pensadas para cubrir únicamente las camas, mientras que otras protegen la totalidad de la habitación al instalarse en puertas y ventanas. Las que son para camas tienen una instalación más sencilla y suelen ser más grandes -generalmente, una enorme malla que se cuelga del techo envolviendo la cama-. Estas son ideales si viajas a países o ciudades donde sabes que habrá muchos mosquitos, ya que pueden quitarse y ponerse, mientras que las de puertas y ventanas suelen ser fijas.

Consejos para instalar tu propia mosquitera

Si lo que quieres es protegerte de mosquitos en tu propia casa de forma permanente y no como algo puntual, la solución más práctica es instalar una mosquitera en las ventanas de tu vivienda siguiendo los siguientes consejos. Necesitarás listones de madera, malla metálica, pegamento, y grapadora:

  1. Mide la distancia del marco de la ventana, teniendo en cuenta que la mosquitera será exterior.
  2. Corta los listones en función de la longitud del marco y pégalos con pegamento hasta formar la estructura del bastidor
  3. Grapa la malla metálica del centro a los extremos, para que quede bien tensa, y recorta los bordes.
  4. Si quieres ocultar los clavos y grapas, rellena los espacio colocando una moldura de silicona
  5. Finalmente, instala la mosquitera en la ventana fijándola con ayuda de un taladro.

Artículos relacionados: